FANDOM


Nuvola apps cookie
Bryan nació el 31 de octubre de 1985.

Ahora tiene 32 años, 7 meses y 22 días .


Esta página pertenece a la Negropedia.
345px-CIMG0012

Marchando un special Príncipe


"Eeeeh! Tíiiiiio!"
— Es difícil pillar por sorpresa a Bryan, pero si lo consigues suena así.


"Cum..."
— Su zumo del amor.
"Jooodeeeeer...Cotrinaaaa...¡tienes culo de negra!..."
— Jooodeeeer.

Aunque algunos dicen que nació en Costa Rica, Briyin (o Biryin, según en que ámbitos) nació realmente en Pornolandia en 1985, siendo adoptado por la madre tierra santanderina.

Ingresó en el Mayor con un pan bajo el brazo llamado The Source que hizo las delicias del resto de colegiales en aquel año. En efecto, sus 80 gigas de porno de gran calidad, seleccionado personalmente y con mimo, aseguró más de una satisfacción. Todavía se recuerdan las sesiones públicas de porno duro en la 2ªA (mientras Bryan nos comentaba los tipos de planos o decía: "eso es amor tíiio") o la revelación acerca de su fantasía sexual en donde mujeres y heces tienen cabida.

Integrante de la Plaza Mayor de la 2ªA, desde el 2003 hasta el 2007 estuvo residiendo en el mismo cuarto, la 207. Bryan es estudiante de Informática en la Autónoma, aunque no se caracterice por pisar dichas instalaciones. Amante de la música, posee un gran oído que le valió para formar parte de los Applerounders Men, donde tocó la batería, pasando posteriormente a integrar las filas de Metal Oxidado a cargo del mismo instrumento. Finalmente, tras la incorporación de Alain a la batería, Bryan encontro en la guitarra su mejor forma de exteriorización del odio que lleva dentro, porque no olvidemos que odiar es uno de sus principales hobbies (odia a su casero, odia a la mujer de su casero, odia a su vecino, a la novia de su vecino...).

Durante el curso 2006/2007 empezo a conocérsele como El Príncipe, tras su aparición estelar como protagonista en la película de Mel Gibson "Apocalípto". En su biografía no oficial, reciéntemente publicada, se rumoreaba que creció apartado del mundo en las selvas de Costa Rica en donde tatareaba su canción favorita:


"Bryan, ¡oh Bryan! / creciste andando / con un taparrabos / Bryan ¡oh Bryan! "
— D.E.P.

Su evolución en cuanto a gustos musicales es más que curiosa, vino al Mayor hecho un bakala y de tanto convivir con Folch acabó siendo Jevi.

Como consejero colegial, dio un cambio en su rol de proveedor de porno clausurando La Fuente y empezó a leer poemas de escritores malditos (Bukowski, Panero, Kierkegaard...). Y convirtió en uno de sus mayores divertimentos dar paseos de madrugada en busca de las rosas del Botánico.

345px-IMG 0147

Bryan en una tarde cualquiera

PasionesEditar

  • Michael Jackson (ha conseguido una gran imitación de su moonwalk).
  • La fotografía, cuanto más extraña y más movida quede la foto, mejor.
  • Coger rosas de madrugada en el Jardín Botánico, afición por la cual una vez fue perseguido por un hombre misterioso (dice el rumor que era otro buscador de rosas).
  • El porno. ¡Ojo!, sólo del bueno.
  • Arroz, suele comerse una bandeja entera él solito.
  • Guarrear con la comida y comérsela. Ejemplos: Yogurt oh Bryan o a las natillas, mojar las rabas en el yogur...
  • Cagar y comentarlo después en la Plaza Mayor de la 2ªA.
  • El vino, solitaria fuente de inspiración. Puede aparecer completamente borracho cuando el resto de la comunidad colegial está perfectamente sobria, ante el asombro general.
  • Linux, empezó siendo de los activistas de pantalla negra y letras verdes, ahora se ha amariconado y se ha vuelto devoto de Mac (Sigue negándose a Windows, aunque todos sabemos que dada su evolución, es claramente su siguiente paso).
  • Lanzar hachas, es capaz de llegar muy lejos.

HazañasEditar

  • Con ayuda de un desinteresado colegial robar gran cantidad de moviliario urbano para la decoración de la planta 2ªA coronando está acción con la introducción de un martillo neumático atravesando pecera ante la atónita mirada de Antonio.
  • Mantener una improvisada conversación vestido de Zombie con su vecino de abajo (un hombre joven de gran envergadura) defendiendo que lo que el vecino y su novia oían no podía tratarse ni de música ni de una fiesta. El intercambio de opiniones concluyó felizmente cuando Bryan cerró la puerta con vigor a la voz de "¡Venga chicos esa música a toda hostia que tenemos media hora más de fiesta!"
  • Tras una noche de alcoholismo con un colaborador anónimo en los Los bajos a base de incesantes rondas de chupitos de todos los sabores y colores en el Lemy y posteriormente en La Dama, vestidos con chupa de cuero y camisetas heavies, entrar en la discoteca INN y pedir en la barra la última de la noche. Con la copa en la mano ir a mear al baño y, tras encontrarlo colapsado, subir por las escaleras al piso superior, colocarse en el balcón mirando al piso de abajo, sacarse el tema, y comenzar a mear. A la bajada un comprensivo segurata los esperaba amablemente para quitarles las copas y echarlos de la discoteca, evitando así un posible y merecido linchamiento. Lo último que recuerdan es pedir insistentemente al puerta que les dejara llevarse las copas.
  • Ser ficheado por ingentes cantidades de hombres, que lo persiguen por la calle a todas horas y le lanzan sonrisas picaronas, siempre con la intención de hacerle cierta proposición que incluye un culo, unos huevos y un baño.